La camiseta… perdón: el sol de la mañana :)

amanecer1

Parece ser que la selección española de fútbol estrena camiseta.

Parece ser que ciertos colores de la misma recuerdan a alguno a la que fue la bandera de España antes de la guerra del 36.

Parece ser que estamos hiper politizados. Es decir, padecemos como sociedad un mal llamado obsesión por los símbolos, por las ideologías de salón, por crear conflictos, debates, trifulcas por los motivos más nimios e insustanciales. Es decir, que parece que nos hemos querido abonar a la polémica. Estamos aburridos.

Con lo bonito que es sentarse cómodamente, realizar cualquier actividad con sencillez, sonreir, admirarse ante el sol de la mañana, dar gracias por respirar.

Con lo hermoso que es decirle a tu hijo que le quieres, preparar una sopa para las personas que amas o cantar una canción mientras caminas.

Sí, demos gracias por respirar sin dificultad. Hay muchas personas que tienen muchos problemas para hacerlo, tenemos mucha suerte. Demos gracias por tener agua para beber con un simple gesto. Por dar a un botón y tener luz, por tener una nevera que conserva a la perfección los alimentos. Demos gracias porque el sol calienta nuestro cuerpo y nuestras casas, porque la luna los refresca, porque la vida está llena de belleza. Porque el mundo entero trabaja para nuestra satisfacción, demos gracias.

Una persona inmensamente sabia me enseñó algo muy importante. Antes de alimentaros, pensad en todas las personas que han hecho posible que tú puedas comer, digamos, una ensalada: las personas que prepararon la tierra fértil, las que la regaron y cuidaron las plantas en su crecimiento, las que recolectaron los frutos, las que lo transportaron, las que diseñaron y construyeron los vehículos en las que fueron trasladados esos tomates, lechugas, cebollas… y así, un larguísimo, casi infinito etcétera. Ofréceles tu gratitud en silencio. El mundo está a nuestro servicio y nosotros estamos al servicio del mundo.

Hay tanto que agradecer… ¿La camiseta y sus colores? Vamos, por Dios…

 

jaime trabuchelli