Francesca y el legitimador

Publicado en La Gaceta de los Negocios el 28 de Agosto de 2015

http://gaceta.es/jaime-trabuchelli/francesca-legitimador-29082015-1327

El caso es que Francesca no tradujo esta vez, se limitó a hablar en versión original, al grito de “me importa tres”. Tengo que reconocer que a mí me pasa bastante. No me gusta demasiado el amarillo, pero basta que me impongan verde para que le coja un cariño extraordinario. Ni que decir tiene cuando aspiro a algo con mayor sentido; no hay color.

Francesca de Benito se ha cansado de ser demócrata en un partido vertical, de amos y sumisos. No debes poner una cruz a la entrada de un burdel, porque acabas creando confusión, y hay personas tan bien intencionadas, almas cándidas, que confunden los suspiros del amor mundano con los sonidos del éxtasis. Ken Wilber lo llamó, con mucho acierto, la falacia pre-trans.

Y almas no tan cándidas pero pésimamente informadas, en esa cadena de fes que resultan ser, tan a menudo, los medios de comunicación, pueden llegar a interpretar una mentira redomada con una verdad a más del cincuenta por ciento. Estos chicos de la cúpula copular de Ciudadanos han hecho estas cuentas y estos cuentos, y van cuadrando los números de modo que siempre ganan, suban o bajen. La zorra y las uvas, y viceversa.

Francesca ahora es ex por quintuplicado, en un arrebato de dignidad mínima, tras el bofetón político arreado por el legitimador. Aún aturdida, pero salvando lo básico: el honor. No tardarán los apóstoles del pensamiento único en iniciar la campaña de desprestigio con declaraciones sibilinas, nunca de frente, que para eso se han aprendido de memoria “El Príncipe”- fundamentalmente porque es cortito -.

Venía el viento de popa para la regeneración democrática y desgraciadamente se nos ha ido todo el oro de las américas al pago de mercenarios en los Países Bajos. Era una oportunidad única, magnífica, con un claro espacio en nuestra sociedad, con lo mejor de cada casa, muchas casas enteras, y nos embarcamos en una nave de contrabandistas bien calafateada. Eran tan reales estos Reyes Magos, que les pusimos el altar. Creímos ver oro, incienso y mirra, y resultó un loro, pienso y una birra. Mientras señores  con becas fullbright bogaban en galeras, los piratas reían en la bodega mientras bebían y alimentaban al parlanchín.

El perdón y el recuerdo deben ir de la mano, para salud del alma y de la mente, a dobles parejas. De ahí que una lectura desapasionada de la historia es altamente recomendable. El papa Albert dijo que de tres iba la paracaidista. Aún no sabemos si ganó un rebaño o si contaba un lobo las ovejas y sabía adónde quería llegar. Ya ven, esas cosas se hacen en privado, que mirar está feo. Ella lo reconoce, faltaría más: “Ganaron los oficialistas frente a los no oficialistas”.

Francesca de Benito ha seguido el mismo camino que muchos antes, unos con más ruido que otros. Hace muchos meses que Jenifer Piñero abandonó Ciudadanos, siendo miembro de la Comisión de Garantías, al sentirse estafada, decepcionada. Siguieron manteniéndola en la web del partido como miembro de la Comisión, para no convocar las elecciones obligadas y cubrir su plaza, en una de las múltiples estratagemas chapuceras que tiñen el recorrido de estos mozos.

En todas las casas cuecen habas, es verdad. Pero nadie más se hace llamar La Casa de la Trufa. Se las comieron los cerdos.

Que aproveche.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *