Una Revolución Sencilla

Sí hay una revolución necesaria.

Es muy sencillo. No es fácil.

Es decir la verdad, todo el tiempo. De forma tranquila. Las verdades que ves, que sabes. Yo no lo hago siempre, esa es la verdad. Pero lo hago la mayoría de las veces. Siempre que se miente se paga. Y es una deuda.

Siempre que se dice la verdad contra un sistema poderoso como es el político, se paga. Y es una inversión. Una inversión que casi nunca da réditos a corto plazo. Cada verdad que se invierte te hace más poderoso – en el mejor sentido de la palabra -,  y ese poder es una enorme amenaza contra el sistema. Y el sistema se activa de forma inmediata para eliminarte. Esa es la realidad. La teoría de la conspiración es cierta, tan compleja como la mentira, tan sencilla como la verdad.

gandhi sobre la verdad

Una persona que está muriendo no miente, porque la conciencia se despierta cuando no tienes nada que perder. Cuando tienes mucho que perder, es otra historia.

Vivir en la mentira es dejar de Vivir, porque no se puede amar en ella. Y amar no es una estupidez, es lo único por lo que merece la pena estar vivo. Es mirar de frente a la vida y entenderla.

La democracia no es la verdad. Es el respeto a la voluntad de todos, de los que dicen la verdad y los que mienten. Es una expresión – inédita – de la voluntad de todos, sí, las voluntades fuertes y las débiles, los deseos del conjunto de la sociedad.

Pero educar en la verdad es la tarea pendiente de la sociedad. Nacemos con una fuerte tendencia a la verdad, y la sociedad nos moldea a la medida de una gran cantidad de mentiras. Y ya desde pequeños sentimos esa presión implacable de las mentiras pequeñas y grandes que imponen los adultos para adaptarnos a su mundo. Esa es la gran traición que la humanidad ejerce sobre los más débiles: los niños.

Y así vamos, buscando la verdad cada vez más lejos, para no ver la verdad sencilla, la verdad cercana, la verdad de todos los días, que es la más difícil de todas; la que nos ofrece un camino firme a seguir, sin trampas.

A nuestro hijo no le contamos el cuento de los reyes magos, porque la magia de la vida no está secuestrada en una mentira, sino en la verdad de las cosas. La magia de la vida es el amor que sentimos por él y el que él siente por nosotros, y eso se sostiene cuando un cuento sabes que es un cuento, y una realidad sabes que es una realidad.

torre de babel

Vivimos en la Torre de Babel, pero siempre existe la posibilidad de decir la verdad. Puede parecer tremendamente inútil, pero aporta un bien insuperable: saber distinguir lo que es verdaderamente útil de lo que no lo es. Todo cobra sentido.

 

jaime trabuchelli

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *