Incómodo: ON – off

La incomodidad es una vocación.

En un mundo en constante cambio, es una necesidad constante de criterio lo que te mantiene vivo, surfeando la ola, mientras sorteas a los hombres grises de Momo. En el horizonte siempre una emoción que te hace sentir vivo, una extraña certidumbre efervescente. No cabe mayor sensatez.

La oportunidad es siempre dinámica, una diana móvil que invita a jugar un juego siempre sorprendente, retador y con puertas que se abren sin cesar: estamos siempre de paso.

La política ha entrado en una nueva dimensión. El posicionamiento es una necesidad continua y en incesante contraste con la realidad. Han pasado a la historia las posiciones rocosas y estáticas, adheridas a etiquetas, y el hartazgo de mediocridad impulsa a la sociedad hacia un futuro nuevo, colmado de intuiciones de cambio.

gobierno-abierto

Ya no vamos a aceptar quedarnos fuera, aislados de las decisiones que toman unos pocos y condicionan nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestras vidas y nuestro entorno. Eso pertenece a un presente lejano, muy alejado de un futuro que tenemos muy presente.

Nosotros consumimos, nosotros decidimos. Nosotros trabajamos, nosotros decidimos. Nosotros nos informamos, y por tanto, nosotros creamos información y tendencia. El virus de de la iniciativa ciudadana no es reversible. La conciencia colectiva ya está despierta y todos somos motores. La profecía de la democracia se ha cumplido: ON – off.

Hay quorum: el rey está desnudo. La red de mentiras se desmorona.

 

jaime trabuchelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *