Corchos y Piedras

“Hay quien se reserva para dar limosna a los pobres que haya a la puerta del cielo”  Ramón Gómez de la Serna

Un buen amigo y compañero mío dice siempre, cuando el río anda revuelto: “Los corchos siempre acaban flotando”. Es una manera muy visual de decir que al final el trabajo bien hecho prevalece y lo que no es útil ni bueno, se descarta. Y así es finalmente. Lo que ocurre es que cada cosa tiene sus tiempos.

corcho

Ciudadanos está superando primaria, secundaria, ESO y Bachillerato en apenas dos años, y no va a tener mucho tiempo más para la Universidad y el doctorado. Albert Rivera ha reconocido públicamente que en el estirón de la adolescencia que vivimos nos duelen las rodillas y las piernas, y que nos queda cierto camino para consolidar los liderazgos y, añado yo, los procedimientos, estilos y sistemas de organización. Esa es la realidad. En nuestro partido confluyen perfiles brillantes, carreras profesionales consolidadas, jóvenes entusiastas muy preparados, gente sin grandes currículums pero con una capacidad extraordinaria, líderes natos y personas con deseo de ayudar en la medida de sus posibilidades. Confluyen personas normales, de la sociedad civil, muchos sin experiencia ninguna en política, otros alguna y alguno que otro, mucha. Hay personas con las que te llevas mejor y otras con las que te llevas peor. Hay gente que te gusta y gente que no te gusta. Comportamientos que te inspiran y otros que te provocan rechazo. Ciudadanos es un partido real, con gente real, con virtudes y defectos, no pequeños ni las unas ni los otros, pero en el que predomina una ilusión: ser artífices de un cambio necesario en este país, para que la democracia restablezca sus valores y nuestro futuro vuelva a ser brillante, moderno, y nuestros hijos puedan decir con orgullo: “Heredé de mis padres un magnífico país”.

En este camino, muchos corchos flotarán, muchas piedras irán al fondo. Lo más importante es el ejemplo: que nuestro trabajo sea una fuente de inspiración en fondo y forma, que nuestros posicionamientos sean impecables y conspiren para que la ciudadanía pueda recuperar su fe en la política, su fe en los valores y por fin, su fe en el futuro.

frase-vivir-es-constantemente-decidir-lo-que-vamos-a-ser-jose-ortega-y-gasset-148536

Un demócrata auténtico nunca comprometerá ningún principio, ningún valor en su carrera política. Si su verdad es un obstáculo para “ascender”, lo interpondrá con mucho gusto; si gracias a su verdad prospera en su carrera, lo asumirá con humildad y con el peso de la responsabilidad, pero también con la alegría de poder entregarse a aquello que ama: servir a la sociedad.

Yo entiendo politiqués, pero no lo hablo. No me gusta. Y mira que me gustan los idiomas…

 

jaime trabuchelli

 

 

Liderhazlo (Just Do It)

Liderhazlo, condición necesaria: capacidad para comunicar y llevar a término un proyecto bien estructurado, basado en el conocimiento de lo que ha funcionado en el pasado y lo que no, guiado por una visión del futuro capaz de ilusionar al conjunto de la sociedad, concretado en una misión clara y contundente y con un plan de acción bien diseñado y eficiente, pautado en el tiempo,  con capacidad de auto modificarse en función de su resultado y gestado con la necesaria participación de la ciudadanía a través de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, con canales fluidos en los dos sentidos: de la ciudadanía a la organización y de la organización a la ciudadanía.

Liderhazlo, condición necesaria y suficiente: súmese a la condición anterior la capacidad efectiva de extraer este liderhazlo de otras personas.

La diferencia básica que establece el liderhazlo con el liderazgo clásico resulta de su pragmatismo, eficiencia, ausencia de demagogia, respeto a la capacidad del otro – a menudo superior a la del líder -, responsabilidad social y esencia democrática. Está desprovisto de manipulación demagógica, un mal asociado al liderazgo desde el principio de los tiempos: si el rey está desnudo, está desnudo. Los hechos hablan por sí mismos.

El verdadero liderazgo

La sociedad lucha contra sí misma: “Dale a Pepillo un carguillo y verás quién es Pepillo”. Yo estoy deseando ver a Pepillo triunfar con orgullo, asumiendo una responsabilidad con dignidad, honor, solvencia y valentía. Estoy deseando ver cómo la sociedad civil da un paso adelante, por principios, por una legítima motivación de ser parte decisiva a la hora de transformar nuestro país, nuestras instituciones, nuestro prestigio y generar nuevas y decisivas oportunidades para las siguientes generaciones. Y con la misma intensidad estoy deseando que esta misma sociedad que anhela una verdadera regeneración democrática, sea capaz de impedir, denunciar, censurar e inhabilitar a los que pretenden enarbolar de manera equívoca, lampedusiana, una regeneración de boquilla, una democracia falseada y a su medida que sólo  busca engañar a la opinión pública para seguir, impunemente, parasitando al resto. Este tipo de personajes anidan en todos los ámbitos de la sociedad, instituciones, partidos políticos de todo signo y sectores profesionales. No nos engañemos, en todas las casas cuecen habas. Es cierto que en unas casas más que en otras, con diferencias muy notables; pero nunca debe bajarse la guardia.

No hay mayor socio de los grandes cambios que la capacidad de creer en ellos. Y no hay mayor enemigo que el cinismo, el descreimiento. Para ser un soñador práctico hace falta ser muy valiente, capaz y trabajador, constante en la tarea, fuerte para levantarse una y otra vez ante las dificultades y la falta de apoyo externo. Para ser un cínico descreido sólo hace falta la inercia de la pereza física e intelectual y abandonar el mundo a su suerte, intentando desanimar a todos los demás para evitar el complejo. Cada uno es muy libre de situarse en el lugar del continuo que le plazca. Aunque daré un sólo apunte: la democracia surgió de un grupo de soñadores prácticos; los cínicos ni atisbaron su posibilidad.

push on

Todos llevamos dentro el liderhazlo: ¡push ON!

 

jaime trabuchelli

PPSOE: La Gran Coacción

Ya sospechaba la intención, con acierto, Albert Rivera hace dos semanas, y hoy Bauzá, candidato del PP a la Comunidad Balear y actual Presidente de la misma, lo corrobora: “Hay que plantearse una gran coalición entre PP y PSOE”. Evidentemente, con el conocimiento del PSOE, por mucho que callen ahora en su escrúpulo andaluz.

Enemigos íntimos. Fíjense que estos dos partidos que no han sido capaces de ponerse de acuerdo en casi nada para el bien del país en los últimos 30 años, que han fracasado a la hora de llegar a un gran pacto por la educación, que han sido incapaces de consensuar una estabilidad en su política internacional que nos presentase como un país con sentido de estado, que ni siquiera en materia antiterrorista han mantenido la unidad inquebrantable que sería el mínimo para hacer frente a un enemigo común de tamaña magnitud y lo han utilizado como arma política arrojadiza, ahora sugieren la necesidad de una gran coalición. Evidentemente, parece que hay algo que los une más allá de cualquier otra cosa: el voraz deseo de perpetuarse en el poder.

ppsoe1

Hay cientos y cientos de ejemplos de esta evidencia de pantomima, de teatro, de cortina de humo desplegada por el PPSOE en las últimas décadas, pero me viene a la memoria reciente, especialmente, el ejemplo de “Pero” Sánchez. Apoyó sin fisuras la reforma del Artículo 135 de la Constitución que promovió Zapatero, pero luego dice que la derogará porque fue un error. Pero luego que no, que no lo derogará, que lo completará. Y también que eliminará el Ministerio de Defensa. Pero no, que no, que no era eso. Y estuvo en el consejo de Cajamadrid, pero el no hacía nada, el no tenía responsabilidad de nada. ¡Pero, pero, “Pero” Sánchez!. ¿Usted quién es? Este ejercicio de contorsionismo insólito, es el marco perfecto para poder imaginar que cualquier posibilidad para perpetuarse en el poder, es viable en PPSOE. Se han puesto de acuerdo para controlar el CGPJ, se han puesto de acuerdo para no dotar a la Justicia de medios suficientes para asegurar su correcto funcionamiento y su independencia, se han puesto de acuerdo para no abordar la corrupción de manera efectiva y preventiva, y se han puesto de acuerdo para no adelgazar la administración de forma decidida y racional, para no tocar apenas sus sueldos, dietas sin justificar, la retahíla interminable de cargos de confianza, coches oficiales, gastos superfluos e inaceptables, organismos inútiles y carísimos… en definitiva, se han puesto de acuerdo para no tocar los privilegios que hacen sus vidas personales más placenteras pero que impiden que nuestro país se regenere de manera definitiva y sostenible. Para eso, no se engañen, se plantean una “Gran Coalición”, que haríamos bien en llamar “La Gran Coacción”.

ppsoe2

Y utilizo aquí la palabra “coacción” en la menos frecuente de sus acepciones. No me refiero a la violencia encaminada a obligar al otro, ni al poder del derecho para imponer sus dictámenes, que podría ser también. Me refiero a la interacción entre dos especies que conviven en un biotopo. Un biotopo es un espacio en cuyas condiciones prospera una determinada comunidad de seres vivos. Pues eso: PPSOE buscan la interacción para asegurarse que las condiciones del biotopo (las instituciones que gobiernan) sean las adecuadas para perpetuarse en él y seguir parasitándolo. En esta metáfora lo que falla es que los biotopos en la naturaleza suelen ser sostenibles, ya que el equilibrio natural es inteligente. Como decía, el “biotopo” parasitado por estos dos partidos es insostenible, por la sencilla razón de que “la avaricia rompe el saco”.

PPSOE no ha hecho NADA para evitar y prevenir la corrupción, NADA para regenerar democráticamente España. Esto es de una gravedad moral inusitada. Esto es lo que realmente da miedo.

 

jaime trabuchelli

 

 

Incómodo: ON – off

La incomodidad es una vocación.

En un mundo en constante cambio, es una necesidad constante de criterio lo que te mantiene vivo, surfeando la ola, mientras sorteas a los hombres grises de Momo. En el horizonte siempre una emoción que te hace sentir vivo, una extraña certidumbre efervescente. No cabe mayor sensatez.

La oportunidad es siempre dinámica, una diana móvil que invita a jugar un juego siempre sorprendente, retador y con puertas que se abren sin cesar: estamos siempre de paso.

La política ha entrado en una nueva dimensión. El posicionamiento es una necesidad continua y en incesante contraste con la realidad. Han pasado a la historia las posiciones rocosas y estáticas, adheridas a etiquetas, y el hartazgo de mediocridad impulsa a la sociedad hacia un futuro nuevo, colmado de intuiciones de cambio.

gobierno-abierto

Ya no vamos a aceptar quedarnos fuera, aislados de las decisiones que toman unos pocos y condicionan nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestras vidas y nuestro entorno. Eso pertenece a un presente lejano, muy alejado de un futuro que tenemos muy presente.

Nosotros consumimos, nosotros decidimos. Nosotros trabajamos, nosotros decidimos. Nosotros nos informamos, y por tanto, nosotros creamos información y tendencia. El virus de de la iniciativa ciudadana no es reversible. La conciencia colectiva ya está despierta y todos somos motores. La profecía de la democracia se ha cumplido: ON – off.

Hay quorum: el rey está desnudo. La red de mentiras se desmorona.

 

jaime trabuchelli

La Gran Amenaza a los Valores

Jaime

 

Observen el factor común de las siguientes noticias, aparentemente muy dispares:

http://bit.ly/1b0ls1F : La industria del azúcar manipuló la ciencia, como la del tabaco.

http://bit.ly/1KUtitS : Morenés encubrió al Teniente Coronel que acosó sexualmente a una capitán.

http://bit.ly/1woamNk :  Los lobos regresan al Vaticano. Poderosos sectores de la curia tratan de impedir que el Papa Francisco acabe con el Banco del Vaticano como paraíso fiscal.

http://bit.ly/1w1Cc1U :  Zapatero se aferra a los 100.000 € del Consejo de Estado pese a sus negocios, incompatibles con esa remuneración.

Sólo una pequeña selección de noticias de la semana del 4 al 10 de marzo de 2015, nos da una medida exacta de lo que ocurre en nuestra sociedad mundial: la crisis de valores es brutal y se extiende a lo largo de todos los sectores de la sociedad y de todas las instituciones. El primer gran problema para superarla es su negación, ya sea por tachar de exagerados a los que la denunciamos, considerarla algo consustancial a la naturaleza humana y aceptarla como inevitable y, en el extremo de la perversión, defenderla como ley de vida; sí, los hay que lo hacen, no les quepa duda.

Mirar a Otro Lado

Fíjense adonde apuntan las cuatro noticias: las multinacionales, el ejército, la iglesia y el poder político. Acúmulos de poder, y digo bien, porque no tienen más orden que la guía de su codicia o su sed de poder. Y sabemos de ello gracias a que dentro de estas instituciones hay héroes y heroinas, que en un momento de sus vidas dicen basta, y lo fían todo a la defensa de lo intangible y evidente: lo que está bien. Una lucha sin más garantías que la solidaridad y ejemplaridad de quien les muestra su apoyo, ya sea Irene Lozano en el caso de la capitán, el entorno de Bergoglio y la mayoría de los fieles católicos en el caso del Papa,  el periodismo de investigación en el caso de las multinacionales o la simple denuncia de los medios en el caso de Zapatero.

Nada haría más bien a la humanidad que una verdadera y masiva revolución ética que pusiera de una vez las cosas en su sitio y dinamitara el cinismo que se ha instalado en nuestra civilización como un cáncer galopante. La vida no es como es, es como la hacemos nosotros.

Mencio

Nada generará más crecimiento, más bienestar social, mayor transformación de los países subdesarrollados en naciones prósperas, mayor innovación y equilibrio al planeta, que seamos capaces de educar para formar buenas personas, fieles a los valores fundamentales y competentes en cualquiera que sea la disciplina a la que se dediquen.

Aprendí muy bien de un hombre muy sabio, una metáfora de la vida: “Todas tus habilidades y conocimientos son ceros; puedes acumular y aprender tántos como quieras, pero debes saber que sin el uno delante de los valores, de la acción correcta, son sólo eso: ceros”.

Hay un momento en la vida para todos en el que nos enfrentamos a una disyuntiva: hacer lo correcto y perder un beneficio material o de cualquier tipo, o vender tu alma al diablo. Y en esto, hay muchos grados; ponerse de perfil, aceptar lo que ocurre a tu alrededor para no complicarte la vida o ser parte activa en la coacción, la mentira, el abuso y el delito en general.

Tengo la sensación de que cada vez somos más los que emergemos desde el asco y suponemos un peligro para el status quo de la internacional del estiércol.

Hoy es 11 de marzo y se cumplen 11 años de la barbarie de Atocha, un horror surgido de la perversión moral más absoluta: el desprecio a la vida. Todo mi respeto, mi amor y mi solidaridad con las familias y amigos de todos y cada uno de los que perdieron la vida o quedaron marcados física y/o moralmente para el resto de su vida. Vuestro dolor es mi dolor; vuestra esperanza, mi esperanza.

 

jaime trabuchelli

 

 

R2D2

Jaime

Recuerdo siempre con simpatía ese pequeño droide astromecánico de “La Guerra de las Galaxias”,  que es algo así como un niño travieso, un enfant terrible robotizado. Nunca pensé que me llevaría a describir lo que hoy significo con este titular: Rajoy, dos dedos.

Una vez más, Gru coloca a sus minions. En el partido donde disentir es pecado que te cuesta el puesto aunque no lo tengas, donde el peloteo y la adulación están a la orden del día y ahogan cualquier atisbo de pensamiento crítico, donde la gente brillante con ideas innovadoras es expulsada o ninguneada sin miramientos por el miedo y el desprecio de los mediocres, llega al puesto el que no hace ruido o lo hace con tal sonoridad y efectividad que no queda más remedio que abrirle la puerta con la esperanza de que con el impulso salga por la ventana.

Mucho se especula ya con lo apropiado de la sentencia digital y el descabalgue en pleno galope desde el ático de un candidato que se ha quedado más solo en su postularse que un Don Tancredo cuyo toro se fue a otra plaza. El problema no son unos candidatos u otros. La cuestión es que el PP no tiene ganas de hacer nada más que lo que ha venido haciendo todo este tiempo: perpetuarse en su eterno lampedusiano, a saber, ir cambiando todo para que todo siga igual.

r2d2

R2D2. Dos dedos mas de Rajoy para estructurar un partido muerto que surge de su cabeza de registrador de la propiedad, noble oficio que a la sociedad le aporta orden y seguridad en lo que le concierne, y artrosis y estatismo en lo que a la política revierte vía Mariano Rajoy. Ni atisbo de democracia interna, ni sombra de regeneración, ni intento de transparencia ni medio brillo en los ojos. Acaso una ironía de vez en cuando por rescatar alguna luz.

Umbral hubiera descrito a la perfección ese tránsito del Rajoy ministro que fue, allá por los albores del siglo, al Rajoy opositor y más tarde al gobernante, como el progresivo desajuste de un hombre que más allá de su puro y sus lecturas, en esa humeante segunda fila en la que se sentía cómodo, sólo hizo realmente bien una cosa: “descaudillar” AP. Esa elegancia británica atribuida con parte de acierto por el cervantes, que incluso le llegó a denominar “místico de la política”  o “apóstol de la honradez”, ha ido degenerando en el histrión de la oposición en el medio tiempo, y finalmente en un gobernante deliberadamente de espaldas a la ciudadanía, en lo que seguramente resultará el final de su andadura, y esperemos ponga fin a la quinta del plasma.

Rajoy-se-va

Un político de verdad, de los que enriquecen la civilización, no podrá ser nunca un droide astromecánico que escupe datos equívocos a conveniencia, insulta sin reparo en el debate más importante del país y reparte cargos según se le ponga en la punta del dedo. El mundo que viene le lleva dos siglos de ventaja. Y ya está aquí.

 

jaime trabuchelli

 

 

 

La Centralidad y el Oportunismo

Jaime

De un tiempo a esta parte, desde las más diversas formaciones, se ha puesto de moda querer ocupar la “centralidad” política, que es una manera oportunista y simplona de postularse como aspirante a la mayoría de los votos.

Ciudadanos, huyendo desde sus inicios de cualquier tipo de etiquetado, incluido el de centrista, no se ha escudado en referentes vacíos que pudieren dar un rédito futuro según sople el viento.

Podemos, sin embargo, en palabras del propio Pablo Iglesias hace unos meses, hablaba de ocupar la centralidad. Esto es algo así como salir y ocupar la plaza del pueblo o la Puerta del Sol, como querer ser el centro de atención o, más concretamente, situar el centro de gravedad en tu propio criterio, sin dar más pistas.

Es ahora  Felipe González quien dice que el PSOE ejercía la centralidad. Menudo trazo grueso. Hasta los grandes del pasado parece que envejecen mal. Por esa misma regla de tres el PP también ha ejercido la centralidad a base de practicar un neoliberalismo con las empresas del IBEX y un neocomunismo con la presión fiscal a las depauperadas clases medias, y hasta de los propios CiU y PNV podremos decir incluso que han practicado la multicentralidad, cambiando el discurso con la misma facilidad que Groucho Marx cambiaba de principios. El PSOE, más que la “centralidad”, viene representando y representa el desconcierto.

La “centralidad” no significa nada en absoluto por querer significarlo todo. Es un término equívoco que no da ninguna información y que sólo sirve de tranxilium para la masa, para dar cabida a cualquier cosa y ahogar el fuego del espíritu crítico. Otro referente vacío salido de la fábrica de los ya desvelados manipuladores de opinión, dando otra vuelta de tuerca a su operación de lavado de cerebros.

gioconda

El centro es un espacio político dinámico que responde al equilibrio entre las medidas proteccionistas y liberalizadoras, que se adapta a cada coyuntura y que da un resultado óptimo en comparación a cualquier otra tendencia en tiempos donde se requiere un nuevo impulso y rehacer los estragos precedentes. Además puede tomar los nombres más variados, y quizá el de “centro” sea el menos frecuente.

El oportunismo es situarse al sol que más calienta sin haber hecho nada en realidad para ganarse el espacio que te haga digno de ello. Es querer parecer lo que no eres, escondiendo invariablemente un puro deseo de poder para una ganancia personal u organizacional, pero en ningún caso para el bien común. Para ser un verdadero luchador por el bien común se ha de ser valiente, generoso, tener visión y una firme determinación a no ser corrompido.

Si tu plan a largo plazo necesita tiempo para ser entendido y asimilado por la sociedad, dárselo con plena confianza  y coherencia, mientras se trabaja poniendo letra a la música en el ejercicio de gobierno, es la vía segura a la credibilidad y a la recuperación del prestigio perdido del noble arte de la política. Hoy yo también la llamaría Tercera Vía.

 

jaime trabuchelli

 

PACTOS Y REGENERACION DEMOCRATICA

Jaime

 

Todo apunta a que, en los próximos meses, tendremos cuatro fuerzas políticas presentes en los tres ámbitos de representación; incluso alguna más en Cataluña.

No hay mejor guía para recorrer un camino que saber adónde se quiere llegar. Por otra parte, es inquietante comprobar como la inmensa mayoría de las formaciones políticas carecen de un gran proyecto, una visión a largo plazo de lo que quieren que sea España, su Comunidad Autónoma o su Municipio. Es decir, sus integrantes actúan como ratones de laboratorio en su laberinto, ciegos al entendimiento de una realidad más amplia, sólo pendientes de alcanzar una meta insustancial, un alimento efímero que sólo alivia la necesidad inmediata sin aportar valor alguno.

La experiencia de los pactos de PPSOE con CiU, de tan funestas consecuencias para nuestra democracia, representan el paradigma de una política diseñada principalmente para perpetuarse en el poder; una política cobarde y ventajista, que justifica casi cualquier medio para obtener su fin.

La alternativa que propone Ciudadanos es grande y sencilla: un proyecto de España a largo plazo sustentado en garantizar un óptimo funcionamiento de la democracia asentado en una sólida seguridad jurídica y una educación de calidad que garantice un progreso a largo plazo fundamentado en valores. Esta visión es el marco en el que se inserta la tercera vía, una orientación política moderna, inédita en nuestro país hasta la fundación de Ciudadanos. Esta política busca engrasar los mecanismos de la economía de mercado con un gobierno responsable socialmente, que fomente la autonomía del ciudadano y minimice el rozamiento que producen los abusos a los que tienden de forma inercial los gobiernos y los poderes económicos.

La cuestión esencial del ejercicio de gobierno en los próximos años, será averiguar en qué lugar se sitúa cada una de las fuerzas políticas en esta escala de medición de la regeneración democrática, que es indudablemente, lo que la ciudadanía reclama por encima de cualquier otra consideración. Porque a nadie con un mínimo criterio se le escapa que cuando un partido político o un político a título individual, prioriza el juego limpio por encima de consideraciones sectarias, se yergue en garante del progreso en todos los ámbitos.

Cuando llega la hora de gobernar y hacer política, ya es imposible parecer lo que no eres: cada decisión, cada pacto, cada pronunciamiento, son una pincelada en el cuadro real.

Hay un continuo de medición con dos extremos: el interés del ciudadano y el interés de los que ostentan el poder. Que esté muy atento el ciudadano a la hora de evaluar cada decisión y cada posicionamiento, de todos y cada uno de los partidos políticos en las siguientes legislaturas, dentro de este continuo. Premiar con la confianza y el voto a aquellas formaciones que demuestren su compromiso con el bien común, constituye el primer deber de un demócrata, y el mayor acto de responsabilidad social de un individuo.