I have a Dream (Tengo un Sueño)

Jaime

 

Todo parece indicar que las elecciones que se van a celebrar de aquí a un año, van a arrojar unos resultados que exigirán de las distintas fuerzas políticas una considerable capacidad de negociación. Y hablamos de todas las elecciones: municipales, autonómicas y, finalmente, generales. Indudablemente, esto es una prueba de fuego para el espíritu democrático de una sociedad en general y el de sus representantes en particular.

Cuando descendemos a lo concreto, tanto a lo grande, como por ejemplo, las partidas presupuestarias para investigación, desarrollo e innovación, y cómo se concretan esas inversiones y en qué plan estratégico a largo plazo se insertan, o a lo pequeño, como es preguntarse porqué cada bicicleta eléctrica nos cuesta más de diez mil euros en Madrid, empieza la política real en la que se acaban poniendo de manifiesto las intenciones reales de cada representante público. No nos engañemos en absoluto, el carácter de una persona o de un partido político, por ejemplo, se establece extrapolando la manera en la que abordan uno u otro los temas concretos, el estilo. De nuevo el estilo, y vuelvo a invocar por enésima vez en mis artículos al Conde de Buffon y su genial afirmación: “El estilo es el hombre mismo”.

Una gestión eficiente es una exigencia en política, pero no marca el carácter de un gobierno. El problema que sufrimos hace muchos años es que hemos tenido gestores, malos y buenos, tirando a corruptos, pero no verdaderos políticos que tuvieran una visión acerca de qué España quieren para sus hijos y nietos. No puedo quitarme de la cabeza la visión de Steve Jobs: “El cruce entre la ciencia y las humanidades”. En la política, podríamos hablar de “El cruce entre el sueño y la realidad”.

Hay una emoción insuperable, que es vislumbrar un futuro de mayor plenitud para el conjunto de la sociedad. Sólo las mujeres y los hombres que sueñan en grande pueden cambiar la historia. Las dificultades que se encuentran cuando un ser humano decide hacer realidad un sueño, en política, son tan grandes que sólo una ilusión y fe extraordinarias son capaces de afrontarlas.

El eje principal de la propuesta política de Ciudadanos (Reforma de la Ley Electoral, Reforma de las AAPP, Pacto por la Educación, Reforma de la Ley de Financiación de Partidos Políticos y Reforma de la Justicia) es de una ambición extraordinaria, y puede marcar un antes y un después determinante en la Historia de España, con un mayor alcance de lo que el analista más audaz podría sospechar. Pero no queda ahí, el espíritu que imbuye cada una de las propuestas es de una naturaleza completamente diferente a lo que hemos podido ver hasta hoy en nuestros parlamentos e instituciones: genuina buena voluntad, auténtica superación de prejuicios y verdadera modernidad. Esto sólo ocurre cuando estás firmemente instalado en los valores fundamentales: honestidad, generosidad, valentía e inteligencia.

Tenemos un sueño, y una fuerza extraordinaria.

“I have a dream” Martin Luter King.

jaime trabuchelli


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *