Albert Rivera: la Generosidad de un Líder Diferente

Plantarse ante todo un país diciendo las verdades con tranquilidad y crudeza en un activo importante.
Un activo importante es tener la formación y el sentido político tan acentuados que quieras involucrar a la ciudadanía en la definición de las propuestas para la regeneración democrática de un país corroído por la podredumbre institucional.
Es también un activo muy importante el hecho de que no descalifiques las otras propuestas con argumentos ad homine sino siempre apuntando a los hechos y las actuaciones concretas. Aún así, cuando la corrupción y la transgresión son evidentes, si eres capaz de invitar a la rectificación y a la regeneración al partido afectado y no a que se vayan o desaparezcan, tu categoría moral es rara; tan rara que en este país resulta inédita.
Tan raro como el activo de no ser un político profesional sino un trabajador que decide implicarse en política ante el vacío de alternativas a la degeneración generalizada de las propuestas.
Aún así, con muchas diferencias, este activo fundamental para nuestro país que es Albert Rivera, tiende la mano una y otra vez a la Sra Díez, que debe tener unas diferencias insalvables con Ciudadanos que ya tendrá que explicar algún día, porque si no no se entiende que eluda las sinergías obvias para más de un 80% de españoles, que evidentemente discriminan entre uno y otro partido, pero que priorizan sin duda alguna cerrar la herida por donde sangramos incesantemente: la decadencia ética y democrática de la clase política que está poniendo en riesgo la credibilidad de las instituciones y la integridad territorial misma de España.
Más didáctico, más coherente, más constante, más educado y más generoso no se puede ser. Albert Rivera es un mirlo blanco, una de esas figuras que es capaz de liderar un proyecto de los que marcan la historia en letras de oro.
No pasará mucho tiempo para que llegue su momento.

jaime trabuchelli


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *