Firme Asentimiento y Conformidad con la Revolución Ética

A mí me resulta obvio que no todo está inventado en política.
Esto es algo que el ciudadano necesita conocer para oxigenar su mente y resetear sus creencias, ya que este ciudadano decide el futuro de todos.
Yo, desde mi ínfima tribuna auto quiero enviar un mensaje a muchos, que probablemente quede en unos pocos, pero cuyo contenido es importante y profundo. La Revolución Ética ha de ser la más importante de todas las que han de venir.
La Ética se ocupa de temas tan insignificantes como la felicidad, la buena vida. Y además, se enseña.
La dimensión social de la Ética impacta de lleno en el quehacer político de los políticos y los ciudadanos, y su presencia o su falta evalúa de manera implacable el ejercicio de la misma y tiene un efecto definitivo en nuestra mejora o empeoramiento de la calidad de nuestras vidas.
El otro día lanzaba un pensamiento a la nada – publicaba un tweet – que decía:
” Para aumentar el PIB español de manera prodigiosa, incluiría la asignatura de ETICA como obligatoria desde primaria hasta el doctorado”.
Y no es una boutade . Imaginen el efecto que puede tener en un político, un empresario, un empleado público o simplemente el usuario de cualquier servicio una profunda convicción de que las cosas han de hacerse bien, respetando y teniendo en cuenta al otro, al medio ambiente, a las generaciones futuras, protegiendo a los más débiles, siendo solidario con los menos favorecidos y generando la mayor riqueza material, intelectual, artística, cultural y social posibles. Imaginen que desde los distintos foros y medios se lanzan mensajes nuevos, imaginativos, atractivos, ilusionantes, etc., proyectando estos valores, fomentando la felicidad y la buena vida. Sin estupideces, sin ñoñerías, sin ingenuidades, sabiendo muy bien cuáles son las debilidades humanas y cuáles las fortalezas en las que apoyarse para combatir la bajeza, la mezquindad y el instinto destructivo.
Las religiones han constituido una herramienta muy valiosa en el mejor de los casos para la evolución ética de la humanidad, y un instrumento de terrible manipulación en el peor, desgraciadamente aún de actualidad. No fue buena idea alejarse del ecumenismo y sacar la fuerza de una creencia de la negación de la otra, como si el color amarillo negase la existencia al naranja. Esta idea tan simple y tan perversa ha provocado más muertes por sí misma que todas las catástrofes naturales conocidas. La Ética viene a traernos los valores más elevados a la vida más terrenal y práctica, una guía sencilla que nos muestra porqué hacer las cosas bien nos trae más felicidad a todos que hacerlas mal. No parece estar bien visto hablar del bien y del mal hoy día, prontos como estamos a cargar el cartelito de moralista al primero que lo haga. Es arriesgado ser tan explícito pero perdonen que les diga: hay cosas que están bien y otras que están mal. Porque hay cosas que nos traen felicidad y otras que nos traen miseria. Y de esto trata la Ética.
Todos estamos recorriendo ese camino y todos estamos aprendiendo esta asignatura. Pero socialmente este proceso es casi absolutamente inconsciente. Mediáticamente este proceso es casi absolutamente invisible. Casi nadie nos preguntamos qué es la Ética y para qué puede servirnos, individual y colectivamente.
La Ética no implica salir de tu casa a señalar con el dedo a diestro y siniestro, o convertirte en el juez de todo lo que ocurre, o vivir constreñido y reprimido por un entramado de reglas amenazantes. Todos estamos inmersos en nuestro particular proceso de evolución ética, que sólo puede reflejarse en la cantidad de felicidad perdurable que seamos capaces de generar a nosotros mismos y a nuestro entorno cercano y si fuere el caso, lejano.
Yo nos invito a todos a hacernos conscientes de la importancia fundamental de romper una lanza por esta Revolución Ética y generar todos las iniciativas imaginables para que tenga una protagonismo absoluto en nuestra sociedad, en nuestro mundo cercano, y si es el caso, lejano.
Mi firme asentimiento y conformidad con la Ética como el motor fundamental de nuestra vida y sociedad está en la base de todas mis iniciativas.
Un abrazo.

jaime trabuchelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *