La Confianza

Confío en ti. Es decir, me vas a querer bien, vas a responder a mis expectativas y gracias a ti voy a estar más contento de estar vivo.

Te voy a permitir que cobres más que yo, que tengas más gente a tu servicio que yo, que pagues menos impuestos que yo, que tengas mejor pensión que yo, que comas en mejores restaurantes que yo, y en general, que vivas mejor que yo. Pero no me importa, porque vas a hacerlo tan bien que yo podré vivir mejor, tener mejores oportunidades, mis hijos mejores colegios, una sanidad que alargará y mejorará mi vida y la de los míos, y en general, viviré mejor que mis padres, y mis hijos mejor que yo.

Y te voto.

Y vives mejor que yo. Pero yo vivo cada vez peor.

Y te vuelvo a votar. Te voto porque, aunque tú vivas mejor que yo y cada vez mejor, aunque yo viva peor, la culpa no es tuya. Aunque yo haya confiado en ti porque eres muy listo y por eso vives mejor que yo – vaya, que es mi dinero y te lo permito -, por muy listo que seas no puedes hacer milagros, y es que los otros lo han hecho fatal – Lehman Brothers y Zapatero – y tú lo estás arreglando. Porque ese desastre no se arregla en dos días hombre. Es que mira que el cheque bebé…qué inconsciente. Y así todo. Un despilfarrador. Por eso recorto de aquí y de allí, vaya, lo que puedo…uy, que no, que yo no recorto, que es él, que me he puesto tan en su lugar que ya no sé quién soy… bueno, qué mas da, si yo haría lo mismo, es lo lógico: cobraría más porque soy más listo mientras intento arreglar las cosas haciéndote cada vez más pobre y así, tras esa penitencia, quizá merezcas volver a estar casi como estabas, porque has vivido por encima de tus posibilidades y lo sabes. Que yo establezca cuáles deben ser tus posibilidades es secundario mujer, no me salgas con esas, no retuerzas los argumentos, no me cojas el rábano por las hojas…

Vamos por el camino correcto, confiad en nosotros. Ya volveréis a viajar, no os preocupéis. Ya volveréis a poder cenar en restaurantes, como hace años, ya veréis. Que sí, ya podréis tener otro hijo. El año que viene todo será mejor, como mucho el siguiente. Pronto conseguiréis un trabajo, aguantad. Que estáis en la calle…vaya…estoy luchando para que mejoréis, os entiendo. Bankia vuelve a dar beneficios, eso es un buen síntoma hombre, no lo quiero llamar brotes verdes pero bueno…

2012,2013,2014…

Operación Malaya,Gürtel, Bárcenas, EREs, Pallerols, Palau, Pokémon, Cursos de Formación, Caso Noos, SICAVs…

Bah, son casos aislados hombre, en general, el político es honesto, honrado, ejemplar. Que luego rechacemos las propuestas de reducir salarios o privilegios cada vez que un loco en minoría lo propone en el Congreso o las Cortes Autonómicas no significa nada. Hombre por Dios, que a los buenos hay que pagarles bien. Criticar la democracia, decir que está en decadencia no conduce a nada. Me parece que sois un poquito anti-sistema eh…

Bueno, a pesar de todo les votaré porque…ya sabes, más vale malo conocido…otro vendrá que bueno te hará…virgencita, virgencita que me quede como estoy…y al fin y al cabo son todos iguales: si viene otro robará y mentirá igual. Es la condición humana…

—————————————————————————————————————————-

Poco a poco, día a día, mes a mes, año a año, una clase política en decadencia acelerada, víctima de una crisis ética, moral y de valores profunda y odiosa, va minando la moral del ciudadano hasta llevarlo a un punto en que piensa que no hay salida, que no hay alternativa, que tiene que aguantar lo inaguantable.

Los mejores han ido yéndose, huyendo de una dinámica creciente de corrupción, desinterés y falta de decencia insoportables. No todos los que siguen son malos, pero se han hecho malos también. Se han hecho malos porque se han hecho cómplices; quizá no metieron la mano pero miraron hacia otro lado. Y los que huyeron no denunciaron. Los mejores han sido cobardes e incluso se han parapetado en el corporativismo para tapar la corrupción bajo el espurio manto de la lealtad al partido y el bien mayor, el fin que justifica unos medios deleznables.

La confianza del ciudadano ha sido arrasada, y los que la han vilipendiado están tan absortos en su status quo que ni siquiera se dan cuenta de hasta donde llega el hartazgo y la náusea, engañados y borrachos de sí mismos, perpetuados en cruces de acusaciones sistemáticas y proyectando en el otro maquinalmente los males que todos padecen. Y decir esto, señores, es constructivo. Es constructivo porque se-les-sigue-votando.

Nadie es perfecto, desde luego, ni usted ni yo. Pero todo tiene un límite. Hay alternativas, hay otros partidos, y su deber y el mío, es buscarlos. Investiguemos, observemos, escuchemos, estudiemos. La democracia no es algo que se hereda y ya está, algo que vaya solo. La democracia es un bien colectivo de la sociedad, un logro extraordinario que si no es cuidado y trabajado por-todos-los-ciudadanos se nos pudre y se nos muere. Y lo que viene después no es bueno. No es nada bueno.

Es hora de que los ciudadanos nos pongamos en marcha; de forma pacífica, de forma democrática, de forma cabal, de forma responsable, dedicando tiempo y esfuerzo para tomar iniciativa y hacer nuestra la tarea de regenerar la democracia de nuestro país. Mi camino, mi parte, no la puede hacer nadie más que yo. Y la suya, indudablemente, no la puede hacer nadie más que usted.

Ánimo. Nos vemos en un futuro mejor. Seguro.

jaime trabuchelli


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *